Preocupación en la Legislatura por el aumento de la pobreza entre niños y adolescentes.
Imagen de Equipo Editor
Tagged:  •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •  

Diputados de los diversos bloques analizaron el informe de la UCA que sostiene que 6 de cada 10 chicos de hasta 17 años son pobres, y aseguraron que trabajar para solucionar esa problemática debería “ser la prioridad del Gobierno”.

 

Luego de que la Universidad Católica de Argentina (UCA) revelará que 6 de cada 10 chicos de hasta 17 años -unos 7,6 millones- se encuentran sobre la línea de pobreza, Diputados de los diversos bloques que integran la Legislatura porteña dialogaron con parlamentario.com y analizaron dicho estudio; además aseguraron que trabajar para solucionar esa problemática debería “ser la prioridad del Gobierno”.

De acuerdo con el Estudio del Barómetro de la Deuda Social de la UCA establece que la pobreza entre los niños y adolescentes de 0 a 17 años alcanza el 58,7%. No obstante, aclara que hubo una mejora generalizada con respecto al año 2010, cuando el índice marcaba un 63,7% que bajó paulatinamente al 58,7% en 2015 y se mantuvo en ese porcentaje desde entonces.

Al respecto el socialista, Roy Cortina, manifestó que “el estudio expone una realidad dramática que está afectando el presente y el futuro de la Argentina; tiene el enorme valor de analizar dimensiones de la pobreza que exceden el ingreso de los hogares y ponen de manifiesto las múltiples privaciones que sigue enfrentando los niños y niñas en nuestro país” y agregó que “es un problema grave y estructural cuyo abordaje exige tener otra prioridad en la agenda de los gobiernos”.

“Más allá de cualquier eslogan, resulta urgente transparentar y elevar la inversión pública que se está haciendo en la infancia”, sentenció.

Por su parte, la Diputado del FpV, María Magdalena Tiesso, afirmó que “la verdad es que la situación que están viviendo nuestros niños y jóvenes en la Argentina del ´cambio´ es alarmante” y destacó que “estos índices son claros y tienen que ver con las políticas económicas que viene llevando adelante el Gobierno de Cambiemos; es lamentable que haya aumentado el índice de pobreza de niños y adolescentes, así no se puede seguir, no estamos bien”.

Sobre esta misma línea, manifestó que “hace unos meses nos enterábamos también del aumento de la mortalidad infantil en la Ciudad” y consideró que “estos datos hablan del Gobierno insensible que tenemos, nuestros niños y jóvenes son el futuro de nuestro país, mientras se benefician a los grandes grupos concentrados económicos dejan de lado a los más vulnerables, a los que más necesitan de la ayuda de un Estado presente”. Finalmente, aseveró que “estos índices, sumado al jubilado que se suicidó en un departamento de la Anses hablan del clima de época”.

A su turno, la kirchnerista, Andrea Conde, subrayó que “los datos son preocupantes no sólo por la magnitud, sino por la tendencia que muestran” dado que “el estudio indica que la pobreza estructural infantil bajó entre 2010 y 2016 pero que entre 2015 y 2016 se mantuvo igual”.

“No hay otra interpretación posible que la de notar que esa baja se dio porque teníamos un Gobierno que tenía políticas concretas para revertir esta situación como la Asignación Universal por Hijo (AUH)”, aseveró y sentenció que “hoy, en cambio, vemos que la baja se detuvo; es lógico: tenemos un Gobierno que promueve que las vacunas no sean obligatorias y que dañó a la AUH porque perdió poder de compra frente a la inflación”.

Por otro lado, el Diputado de Mejor Ciudad, Marcelo Depierro, afirmó que “es una señal de alerta sobre la falta de prioridades y la poca efectividad de las políticas públicas que se vienen llevando adelante en las últimas décadas” y remarcó que “a ese panorama desolador se agregan otros índices que dan cuenta de la situación crítica, que podríamos calificar de estructural: la mitad de los chicos no terminan el secundario, la desocupación entre jóvenes de hasta 24 años supera el 24%”.

“Es hora de empezar a preguntarnos qué debe hacer el Estado para salir de esta situación crítica; de las cajas PAN a la asignación universal, las políticas asistencialistas no han hecho más que mantener las condiciones de pobreza, cristalizando la falta de oportunidades y la desigualdad”, precisó y manifestó que “dos generaciones ya han atravesado la vida en situaciones de marginalidad o pobreza, y el trabajo para ellos es una utopía u una gran mentira”. Asimismo, destacó que “revertir esto impone reformular un contrato social desvirtuado”.

Por su parte, la legisladora de Suma+, Natalia Fidel, insistió en que “los resultados del informe presentado por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA sobre la situación de la infancia ponen sobre la mesa una realidad gravísima que no puede ocultarse atrás de ninguna polarización ni de ninguna grieta” y remarcó que “el Estado argentino tiene tres veces más recursos que hace 25 años y a pesar de ello hay 7,6 millones de sus niños en la pobreza”.

“Esto demuestra que la solución no requiere más Estado sino un mejor Estado: que entienda la magnitud y multidimensionalidad del problema, y que tenga la vocación de redefinir el orden de prioridades en el que gastamos los recursos públicos para que esta situación pueda comenzar a revertirse de una vez por todas”, completó.


Fuente: Parlamentario.com – 10.07.2017